lunes, 6 de febrero de 2017

Mi Boda : Llega el momento



¡Hola holita a todos!

Lunes otra vez, pero LUNES DE BODA! 

Antes de empezar quería agradeceros la cantidad de mensajes que me habéis mandado desde el lunes pasado. ¡Hasta me habéis dicho que el lunes se había convertido en vuestro día favorito de la semana! Así da gusto.

Bueno, vamos a lo que vamos. ¡EL POST DEL VESTIDO!

Ya os había comentado del flechazo con mi vestido. Fue en mayo de 2015, cuando mi cuñada Albi estaba buscando vestido para su boda vimos este en el Instagram de Pronovias.  Y yo le dije a mi cuñi, "Cuando me case voy a llevar este vestido! (a no ser que me quede como el culo, jajaja)" Así que cuando Efrén  me lo pidió el 4 de enero le dije "Pues creo que ya tengo el vestido". 

Después de Reyes llamé a Pronovias Vitoria para ver si tenían el vestido. Al ser de Atelier no lo tenían en la tienda, pero tenían uno similar sin mangas. Me propusieron hacerme unas mangas, para poder probármelo y así hacerme a la idea de si me gustaba o no. Pedí cita y allí me encontré con mi primer hada madrina que conocí durante mi boda: Julia. Mi estilista de Pronovias. Como estaba tan obsesionada con el vestido fui sola, para que no me influyera la opinión de nadie. Al conocer a Julia hubo un feeling especial desde el minuto 1. Sabe hacerte sentir especial, y cómoda. Y sobre todo disfrutar del proceso de ir haciendo tuyo el vestido.

Al probarme el similar, con las mangas de mentirijilla ya sabía que era EL VESTIDO (imaginaros cuando me probé el de verdad). Como me encantó ya me lo encargaron directamente al Atelier. Así que a la semana de proponerme matrimonio ya tenía el vestido :)

Es el vestido más sencillo del mundo, y para mi el más precioso. Las lineas son muy simples, pero la espalda, la caída, la cola... Es el vestido que estaba hecho para mí.

Lo más importante el día de tu boda, es ser tú misma. Ir acorde con tu estilo. No sentirte disfrazada. Yo me sentí comidísima en todo momento, y me vi "yo", no "yo de novia".

MAQUILLAJE & "PELUQUERÍA"



El día de mi boda me levanté sobre las 10. Había dormido bastante bien, ya que el día anterior fue la preboda y me acosté sobre las 3 (Efrén me obligó a irme a casa, que sabe que yo me lío fácilmente jaja)
Desayuné y después todos se fueron al Pazo a preparar las cosas. Yo me quedé sola en casa. Súper tranquila, la verdad. Me preparé un baño, estuve leyendo, hablando por teléfono... Lo típico.
Decidimos cambiarnos y maquillarnos ya en el Pazo, para que fuera más cómodo para hacer las fotos. 

Así que yo a las 13.00 bajé a la "no peluquería". Digo la "no peluquería" porque lo del pelo en mi boda fue un despropósito. No le voy a dar más bombo de lo que hay que darle, pero me atendieron casi una hora más tarde de lo debido, el tiempo pasaba, las ondas me las hicieron fatal y al llegar al Pazo me quedé sin ondas, así que imaginaros que desastre. Así que antes de amargarme el día más importante de mi vida, cogí un cepillo y me quité las "ondas" y fui con el pelo normal, como cualquier día. No era mi idea para nada, pero son cosas del directo.

La maquilladora ya estaba en mi habitación cuando llegué. El maquillaje muy sencillo, y como no, labios rojos con mi favorito favoritisimo Russian Red de MAC (no podía faltar)



COMPLEMENTOS


Los que me seguís desde siempre sabéis que soy fan número 1 de llevar accesorios en la cabeza, y sobre todo flores. Varias empresas se ofrecieron para hacerme el tocado, pero yo tuve claro que queria que mi corona la hiciera Ana Tourón de Tocados Mariana. Ana es amiga mía desde hace años, tiene un gusto exquisito y no hizo falta ni que le dijera lo que quería. Al mandarme fotos de la corona era todavía más bonita de lo que me había imaginado. Además es de hortensias preservadas así que se conserva a lo largo del tiempo. De hecho la corona la tenía en casa desde marzo.

Como accesorios solo llevé unos pendientes vintage que me regaló mi abuela y pertenecían a mi tatarabuela y el anillo de pedida.

Los zapatos, mis zapatos de pedida, los Valentino, como ya sabéis.

Y la colonia, mi perfume favorito del mundo, Flora de Gucci.

Y el ramo. Mi ramo, que cosas más bonita. Marta, el hada madrina más genial. La que apareció un día de repente y lo cambió todo. Marta, grito a los cuatro vientos lo GRANDE que eres. ¡Gracias por todo, mi cherevellis! La primera vez que hablamos del ramo yo quería llevar uno de paniculata y margaritas, y mirad lo que cambió la cosa. Iba atado con un trozo de mi vestido y por dentro dividido en dos, ya que mi ramo fue para dos de mis mejores amigas.








...Y LLEGA EL MOMENTO : A VESTIRSE






















Cuando ya estaba vestida le pedí a mis mejores amigas que vinieran un rato antes para estar juntas antes del gran momento. Me emociono tanto viendo estas fotos...



Empieza la cuenta atrás. Mi fotógrafo Saúl me hace las fotos ya lista. Nervios máximos.







Y aparecen mis chicos. Vienen a recogerme . Mis dos padrinos. Mi padre y mi padrino. Los chicos de mi vida. Suena Yellow de Coldplay. Llega el momento.


El lunes que viene más :)


Vestido // Dress: Pronovias Atelier (modelo Ivania)
Corona // Crown: Tocados Mariana
Zapatos // Heels: Valentino
Pendientes // Earrings: Vintage


4 comentarios:

  1. Exquisita Laura! Tan maravilloso todo, el vestido, los zapatos y sobre todo los accesorios! Y tu sonrizota tu mejor complemento! Un beso y a esperar la otra parte de tu día especial.

    ResponderEliminar
  2. Es que más guapa no se puede ser!!! Pelos de punta Laura!!!! Estabas espectacular!!!!

    ResponderEliminar
  3. Estabas perfecta. Muy natural, muy tú. A pesar del no peinado te sacaste partido. Yellow de Coldplay al entrar es una idea acertada ;) Besos

    ResponderEliminar
  4. I as guapiiiisima!!enhorabuena �� Muy tu que es lo principal. Me ha hecho gracia Pk mi colònia preferida también es la de gucci flora y fue un imprescindible en mi boda jajjaja.

    ResponderEliminar